Las Bardenas Reales, un paisaje de otro planeta
Laura Blanco Alegre
Laura Blanco Alegre
@lblancoalegre
6 de febrero de 2019

 

En el norte peninsular, en pleno Valle del Ebro y a apenas 70 kilómetros de Los Pirineos, se esconde un paisaje seudodesértico cuyo recorrido se antoja lo más parecido a un paseo lunar o marciano, o al menos, el visitante siente estar en otro planeta. Se trata de las Bardenas Reales, donde millones de años de erosión y sedimentación de materiales de escorrentías han creado formas increíbles que parecen salidas de las manos del mejor alfarero.

 

Castildeterra. Fotografía: Laura Blanco

 

Y es que la arcilla es el material principal de formas como el apropiadamente llamado Castildeterra, la joya monumental a lo Monument Valley de este Parque Natural de 42.500 hectáreas declarada Reserva de la Biosfera, ya que sus barrancos -que ofrecen las vistas más espectaculares- sirven de cobijo a aves rapaces. Además las planicies donde crece la vegetación, que se alternan con el desierto estepario, sirven de pasto a un sector ganadero que tradicionalmente se ha nutrido de este paisaje y donde aún se practica la trashumancia. Es frecuente encontrarse con viejas cabañas de pastores y cercados con rebaños de ovejas al perderse un poco por los caminos.

 

Un circuito de senderos del que no está permitido salirse permite recorrer este paisaje, que en algunos rincones recuerda al Gran Cañón del Colorado, en coche particular o todoterrenos con guías, bici (hay varias empresas de alquiler en la zona) y a pie. Para hacer senderismo, y aunque los caminos señalados están asfaltados para que puedan entrar coches, es conveniente llevar botas de campo si quiere uno adentrarse -y lo lógico es que sienta esa tentación- en el terreno polvoriento en época seca o pantanoso cuando arrecian las lluvias, para disfrutar de cerca los cabezos como Cortinas, Pisquerra o Sanchicorrota. Se trata de cerros con una superficie de coronación pequeña de caprichosas formas.

 



 

Llama la atención que esa forma de llover tradicional en la zona no haya destrozado algunas de las formaciones que no en vano están hechas de arcilla. Por muy moles de piedra que parezcan de lejos, al tocarlas se aprecia la porosidad y debilidad del material que las ha formado durante millones de años.

 

Escenarios de cine

 

Curiosamente, pese a su espectacularidad y a ser uno de los escenarios del rodaje de “Juego de Tronos”, las Bardenas Reales no está nada masificado -lo que contribuye a esa sensación de estar en otro planeta ya que es posible recorrerla sin apenas cruzarse con nadie, ya que los senderos a seguir son múltiples- e incluso es poco conocido.

 

No obstante, la industria audiovisual ya explotó este curioso paisaje antes de la famosa serie de HBO, desde Alex de la Iglesia en el western patrio “Acción mutante” a 007 en “El mundo nunca es suficiente” o la última locura de Terry Gilliam “El hombre que mató a Don Quijote”.

 

Planicie bajo el cielo nublado. Fotografía: Laura Blanco

 

Quizás su tradición de zona de entrenamiento militar, pues su interior alberga un polígono de tiro de las Fuerzas Aéreas del Ejército español y la OTAN (en su perímetro está prohibido entrar), ha contribuido a ello. Entre semana, es frecuente ver aviones militares haciendo maniobras por la zona, si bien los fines de semana y festivos no hay actividad militar alguna y en cualquier caso, están perfectamente señalizados los caminos y rutas visitables y la separación con el perímetro militar.

 

Por carretera se encuentra a una hora y cuarto en coche desde Pamplona, se ubica al sureste de Navarra, próximo a Tudela, aunque la localidad más cercana es Arguedas para acceder al paraje por donde está instalado el Centro de Información donde ofrecen al visitante un mapa del lugar y de las rutas y senderos que se pueden recorrer en el interior, además de las empresas de alquiler de bicis o de rutas guiadas en 4×4.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.