Los clásicos que nunca defraudan entre las playas andaluzas

 

Ubicadas en el sur de España, se mantienen año tras año entre las playas preferidas para los veraneantes … y por algo será. Como en el cine, son los clásicos que nunca defraudan: Cádiz, Almería, Málaga, Granada y Huelva

 

Ana Pérez Luna

4 de julio, 2018

 

Un artículo publicado en El Plural

 

La playa de los Muertos, en Almería

Con algo más de un kilómetro de longitud, esta playa de arena fina y aguas cristalinas y azuladas mantiene un aspecto paradisíaco muy valorado por los bañistas. Está ubicada en el exótico Cabo de Gata y rodeada de calas contiguas que merece la pena pasear. Como única precaución a tener en cuenta si la visitamos con niños es que el agua cubre pronto, por lo que es mejor permanecer cerca de la orilla en estos casos. La zona es perfecta para la práctica del buceo.



 

La playa del Peñón de Salobreña, en Granada

Ubicada en plena Costa Tropical y con un microclima privilegiado del que disfrutan todo el año los habitantes de la zona, esta playa es segura y accesible.
Cuenta con aguas transparentes, arena algo gruesa y una pequeña isla con forma de peñón que da nombre a la playa. Salobreña, el pueblecito donde está ubicada, es el complemento vacacional perfecto por su particular encanto. Muy recomendable saborear los frutos tropicales que crecen en esta tierra.

 

La playa de Calahonda, en Nerja (Málaga)

Está situada en la mítica Costa del Sol y cuenta con una importante cartera de servicios que la hacen una playa muy cómoda. Sus más de cuatro kilómetros de longitud abarcan zonas diversas, desde las más edificadas hasta las menos masificadas. En todo caso, es muy destacable la calidad medioambiental de esta playa, algo nada fácil de conseguir en costas tan frecuentadas.
La zona es muy ambientada y perfecta para disfrutar de la marcha nocturna.

 

La playa de Punta Umbría (Huelva)

Se trata de una playa urbana perteneciente a la parte onubense de la Costa de La Luz con casi cuatro kilómetros de arena fina y dorada. Su ubicación próxima al Parque Nacional de Doñana invita al disfrute de la naturaleza y del descanso. Además, la visita a esta playa sin duda se convertirá en una exquisita experiencia gastronómica por tratarse de una zona pesquera ni más ni menos que ubicada en la que ha sido capital gastronómica durante 2017. Un pecado volverse a casa sin degustar las sabrosísimas gambas de Huelva en un chiringuito mirando al mar.

 

La playa de Bolonia, en Tarifa (Cádiz)

Bolonia es mucho más que una playa. Se trata de un rincón de gran belleza, coronado por una impresionante duna y con un alto interés histórico. En esta playa, de las más salvajes que se conservan y rodeada además de espectaculares calas -como la de los Alemanes-, es habitual la práctica del nudismo. No puedes volverte sin reservar un hueco para la inmersión cultural que supone la visita al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.