Luces de “Bohemian Rhapsody” en la navidad londinense
Laura Blanco Alegre
Laura Blanco Alegre
@lblancoalegre
21 de diciembre de 2018

 

La rapsodia es una pieza musical formada con fragmentos de otras obras o con trozos de aires populares y la “Bohemian Rhapsody” que ideó Freddy Mercury en 1975, y que al albur del biopic del líder de Queen se ha convertido en la canción del siglo XX más escuchada en la actualidad, fue definida por su creador como “un sinsentido aleatorio y rítmico”. Una definición que vale también para describir el Londres navideño.

 

Harrod’s, fotografía: Laura Blanco

 

La ciudad que vio nacer a Queen y a Freddy Mercury -que no a Farrokh Bulsara, natural de Zanzíbar- se torna tan loca en estas fechas como la composición de seis minutos que ideó Mercury mezclando la ópera con el rock o las baladas. Las luces navideñas se encienden en la capital británica a principios de noviembre, antes incluso del Black Friday y Acción de Gracias. Las plazas se llenan de mercadillos. Y los grandes almacenes como Harrod’s decoran sus escaparates con brillos, bolas de colores, copas de champán, tejidos de terciopelo mientras en su interior crecen los árboles de Navidad y los muñecos de Papa Noel en cada rincón -compitiendo con los Teddy Bear tamaño gigante ataviados de Scotland Yard, la Guardia Real o el kilt escocés-.

 

Carnaby Street, fotografía: Laura Blanco Alegre

 

Y pese a todo ese exceso, como la canción de Mercury, despierta emociones, gusta y no cansa, aunque las fiestas navideñas londinenses sean tan inusualmente largas como un tema de seis minutos -los que dura “Bohemian Rhapsody”- en el mundo de la música.

 



 

Londres no se ha olvidado de rendir un homenaje a la banda británica, junto a Los Beatles, más internacional y en el barrio del Soho, las luces navideñas que decoran Carnaby Street reproducen los versos de “Bohemian Rhapsody” con luces de neón y colores, así como el emblema de la corona  del grupo, mientras las tiendas de esta calle en sus escaparates también hacen guiños a Queen, además de instalarse un local con merchandising de la película.

 

 

Película que lleva semanas en cartelera con gran éxito de taquilla y su protagonista Rami Malek nominado a los Globos de Oro (antesala de los Oscar), y que en Londres no sólo puede verse en multitud de cines sino incluso en varias salas de tecnología IMAX.

 

En los pubs londinenses suenan los grandes éxitos de Queen y venden chapas y camisetas de la película, cuyo estreno mundial fue precisamente en el estadio de Wembley que acogió el famoso concierto Live AID en 1985 recreado en la cinta (y que se puede visitar).

 

Candem Market, fotografía: Laura Blanco

 

Todo ello es un aliciente más para visitar Londres en Navidad pero, sea o no fan de Queen, lo cierto es que el ambiente de la capital británica en estas fechas no defrauda. Desde la cuidada decoración de Candem Market al bullicio de Picadilly Circus o Trafalgar Square, de las visitas históricas de la Torre de Londres y el Puente al respiro que supone un paseo por Hyde Park o el jardín real de Sant James frente a Buckingham, de la múltiple oferta de teatros y musicales que ofrece al simple disfrute de una pinta en cualquiera de sus historiados pubs. La clave es dejarse arrastrar por el “sinsentido aleatorio y rítmico” de la ciudad en estas fechas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.