Andalucía, el hogar de especies autóctonas
Laura Blanco Alegre
Laura Blanco Alegre
@lblancoalegre
3 de agosto de 2020

La amplia extensión de Andalucía y la variedad de su paisaje natural hace que tenga una rica fauna, en muchos casos autóctonas, en la que no faltan especies amenazadas en riesgo claro de extinción, como en su día sucedió con el lince y el quebrantahuesos o cómo ocurre con el lobo en Sierra Morena. No obstante, hay varias iniciativas y proyectos que luchan por conservar esta riqueza animal y sensibilizar a la población, ya que la mano del hombre, junto al cambio climático, es la principal amenaza. La mejor forma de concienciarse es ver la belleza y riqueza que supone observar a muchas de estas especies en su hábitat natural. Proponemos aquí algunos lugares donde eso es posible.

ALMERÍA

La provincia de Almería cuenta con la zona más árida de Andalucía, un auténtico desierto, Tabernas, donde no hay camellos y dromedarios autóctonos pero sí reptiles propios de los spaguethi western que durante años se han rodado allí. Es la cuna del llamado camaleón mediterráneo, que no se limita a la zona más desértica de Almería sino que en los últimos años se ha expandido por la franja costera del Cabo de Gata, el Valle de Andarax y la Sierra de Gador. La Sociedad para el Estudio y Regeneración de la Biodiversidad Almeriense (Serbal) está tratando de documentar su presencia y expansión en la provincia, por lo que solicita la colaboración ciudadana para remitirles información cada vez que vean un ejemplar. El clima y el medioambiente almeriense también atrae a otros reptiles como el lagarto y desde hace 30 años acoge a la llamada mariposa africana (Colotis evagore), originaria del continente vecino que en el siglo pasado se limita a emigrar de paso a tierras almerienses pero que hoy día tiene ya una presencia permanente en la zona.

 

CÁDIZ

Hablar de Jerez de la Frontera es hablar del caballo Pura Raza Española. Una de las mejores estirpes de Pura Raza Española es la que componen los caballos cartujanos, que deben su nombre al monasterio jerezano de La Cartuja donde los monjes comenzaron a criar una élite de caballos andaluces en 1484. Cabeza pequeña y cuerpo fornido que dotan sus movimientos de gran elegancia y grandes fosas nasales para respirar el aire caliente y húmedo del clima mediterráneo son las características principales del caballo cartujano que aún hoy se cría en Jerez en una yeguada actualmente propiedad del Estado. El esplendor de La Cartuja coincide en el tiempo con la expansión del imperio español y llega en el siglo XIX hasta 1810, cuando en plena Guerra de la Independencia los monjes que habían creado el “Hierro de la Campana”a partir de las mejores yeguas andaluzas tienen que abandonar apresuradamente el monasterio huyendo del avance de las tropas francesas, si bien el presbítero Pedro José Zapata logra salvar a los caballos y evitar su dispersión, creando el “Hierro del Bocado”, símbolo que actualmente continúa identificando a los caballos nacidos en la Yeguada de La Cartuja. Cinco siglos después, Jerez y el caballo siguen unidos a través de la Real Escuela de Arte Ecuestre, donde no sólo se crían y entrenan ejemplares de gran calidad y belleza sino que reciben formación jinetes de todo el país y del resto del mundo, además de ofrecer exhibiciones al público, con el espectáculo “Cómo bailan los caballos andaluces” como principal atractivo.

 

CÓRDOBA

La Sierra Morena de Córdoba y Jaén se han convertido en uno de los últimos reductos del lobo ibérico, una especie en peligro crítico de extinción que ha llevado a emprender un programa europeo para salvarlo, Life El Lobo en Andalucía que, a diferencia del que en su día se puso en marcha para el lince, no se centra en su cría en cautividad ni en su reintroducción sino en concienciar a ganaderos, pastores y cazadores para mantener el hábitat que permita su regreso de forma natural desde el centro de la Meseta. Y es que hace años que ver a un lobo en Sierra Morena resulta difícil, pero hay indicios indirectos de la presencia aún de unos pocos ejemplares. La idea es que la actividad cinegética no suponga un peligro para ellos ni tampoco acabe con sus principales alimentos, con el fin de que otros ejemplares del centro de la península bajen a la zona sur y se reproduzcan con los lobos andaluces. Uno de los grandes enemigos del lobo es su “mala prensa”. Por ello, gran parte del proyecto se centra en revertir esa imagen, sensibilizando a la población en general, y a los ganaderos en particular, con estudios sobre los beneficios de tener lobos en estas tierras incluso para el ganado, ya que evitan que enfermedades como la tuberculosis se expandan entre los rebaños al atacar a los ejemplares enfermos y débiles.

 



GRANADA

Polyommatus golgus es uno de esos nombres impronunciables y difíciles de recordar e identificar. Mucho mejor “La niña de Sierra Nevada”, que es como conocen en las montañas granadinas a esta mariposa autóctona, de características alas azules, que habita en las alturas y se alimenta del néctar de las plantas que crecen en los picos más altos como el tomillo del Mulhacén. En realidad, en Sierra Nevada hay cientos de especies de mariposas pero “La niña” es especial por su carácter endémico. Sin embargo, no corren buenos tiempos para ella. Incluso el diario británico “The Guardian” la incluyó en una lista de las diez especies más amenazadas del planeta con los corales de la Gran Barrera de Australia o los pingüinos de la Antártida. Y como suele suceder en estos casos, la actividad humana y el cambio climático están detrás de esta situación. En el caso de la mariposa de las alas azules, por la agricultura extensiva y la ampliación del uso deportivo de la estación de esquí más allá del invierno por un lado, y por el aumento de las temperaturas que están desplazando especies de mariposas que vivían en las cumbres más bajas a las altas, lo que genera una competición entre ellas por el alimento.

 

HUELVA

La mayor Reserva de la Biosfera de España y una de las principales de Europa, Doñana, asienta la mayor parte de su extensión en territorio de la provincia de Huelva, aunque con zonas limítrofes de Sevilla y Cádiz, y es el hogar de cientos de especies animales, entre ellas el lince ibérico, que llegó a desaparecer del entorno y que, años de programas de cría y reintroducción financiados con fondos europeos han permitido que hoy exista una importante población de más de 200 ejemplares. Los expertos dan al felino por salvado, pero sus dificultades reproductivas, problemas genéticos (fruto en parte de la endogamia necesaria al principio de la reproducción) y los atropellos de los que son objeto, pese a los esfuerzos por habilitar pasos para ellos en las carreteras que cruzan Doñana, hacen que no se pueda bajar la guardia. Ver al lince correr y cazar en Doñana es todo un espectáculo de la naturaleza. Por eso hay un Observatorio, tours especializados y visitas guiadas al centro de cría en cautividad. Igual que existen productos específicos para el turismo ornitológico, que también tiene en Doñana un paraíso, ya que sus humedales son lugar de descanso de aves migratorias en su tránsito de África a Europa y viceversa, además de hábitat natural de cientos de especies autóctonas.  

 

JAÉN

El quebrantahuesos en Andalucía también llegó a extinguirse en la primera mitad de los años 80 debido sobre todo a la caza furtiva. En 1996 comenzaron programas de reintroducción en la Sierra de Cazorla desde el Pirineo, donde aún se conservaban poblaciones, y de cría en cautividad en el centro de reproducción Guadalentín de la Fundación Gypaetus (nombre científico del quebrantahuesos, desplazado por el popular tan descriptivo de su forma de comerse a sus presas). No resultó fácil pues se tardó una década si bien desde hace ya cinco años, este buitre carroñero de gran envergadura y perfil fácilmente reconocible se reproduce en libertad en el Parque Natural jiennense. Verlos sobrevolar al quebrantahuesos y otras especies carroñeras y rapaces las buitreras del Chorro en la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas es todo un espectáculo, aunque no está de más hacerlo a cargo de avezados guías capaces de distinguir sus siluetas cuando están posados en los huecos en los que tienen sus nidos y protegen a sus crías. Hay varias empresas de turismo activo que ofrecen este tipo de rutas ornitológicas en Cazorla, un paraíso para los amantes del avistamiento de aves.

 

MÁLAGA

Sin duda son unas de las aves más fotogénicas del planeta, sobre todo durante su descanso en humedales como la Laguna de Fuente de Piedra. Su plumaje rosa, su largo cuello y sus estilizadas patas hacen que la nidificación de las bandadas de flamencos sean el principal atractivo de parajes como éste de la comarca de Antequera (también en las marismas de Doñana o en la laguna de El Portil). De hecho, en Fuente de Piedra se organizan visitas guiadas específicamente para asistir a este espectáculo. Con una extensión de 1.486,59 hectáreas, la Reserva Natural de su Laguna es la más extensa de Andalucía y la segunda mayor de España. Más de 170 especies de aves pasan en algún momento del año por ella, englobadas en estivales, invernantes, de paso y constantes reproductoras. Pero sin duda son los flamencos los que dan fama a la Laguna de Fuente de Piedra. Pueden verse todo el año ya que, junto a la Laguna de Camargue (Areles – Francia-), alberga la única colonia estable de Europa, además de ser las principales zonas de reproducción. Además de los ejemplares residentes, a partir de febrero llegan desde todo el país, Europa y África para reproducirse durante los meses de nidificación, que transcurren de marzo a junio.

 

SEVILLA

En la carretera entre la Puebla del Río e Isla Mayor se ubica la Cañada de los pájaros, una antigua gravera reconvertida en humedal protegido para la reproducción, cría y migración de una variada avifauna que la utiliza como alternativa a Doñana cuando los acuíferos del Parque Nacional no dan más de sí. Se pueden observar en la zona alrededor de 200 especies de aves, unas 180 autóctonas, algunas amenazadas como la Focha Cornuda y la Cerceta Pardilla, ambas en peligro crítico; o el Porrón Pardo, clasificado como “en peligro de extinción”. Se trata de una iniciativa privada, que cuenta con la colaboración de Medio Ambiente que la avala como primera Reserva Natural concertada del país, y que desarrolla proyectos de voluntariado de anillamiento de aves (para el seguimiento y control de las especies más en peligro) así como programas de educación ambiental para escolares y la población en general. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.